jueves, 31 de julio de 2014

Cambios

Les dije que me iba.

Me voy porque ya estoy un poco cansada (muy cansada) de la maldición de esta ciudad.
Esta ciudad que maltrata y encanta. Alguna vez leí que era como un novio malo y guapo, de esos de los que estás perdidademente enamorada pero que no deja de agredirte cada vez que puede. De esos que se disculpan para que vuelvas a quererlos y que te enredan con sus encantos cosmopolitas y su no tan falsa poesía.

En fin... Así es la ciudad de México, tremenda hermosa y violenta. Tan matizada que resulta absurdo.

Necesito un respiro. Necesito un par de maletas y una caja donde milagrosamente quepan mis libros. Empacar no será tan difícil, he aprendido a deshacerme de las cosas que ya no me quedan, que ya no sirven, que le van mejor a alguien más... A viajar ligero pues.

Hace un año me casé con mi mejor amigo, con el amor de mi vida. Ha sido un año ajetreado y lleno de acomodos, con momentos sorpresivos e inimaginables, con molestias diminutas que se arreglan hablando. El matrimonio ha sido divertido y complejo, nos adaptamos, nos reconocemos a diario y en lo cotidiano nos encantamos el uno al otro. De esto no se huye, no es como cuando te peleabas y te ibas a tu casa y dejaban de hablarse por tres días. Esto no se destruye, se construye, y ese es el secreto.

Hacemos trámites, firmamos un montón de cosas, perdemos y encontramos documentos. Puf! Los trámites ponen a prueba la paciencia de un Santo. Café, mucho café y una buena silla, eso me ha sido útil para meterme en los complejos caminos de la mudanza. Al final creo que todo será para mejorar, un poco al menos. Al menos para cambiar de aires una brevedad.

Hablo de todo, porque parece que eso es lo que se hace en estos días. La información se nos chorrea por los ojos y ordenar las ideas parece más complidado. El lenguaje se nos modifica en la cabeza, entendemos que muchos no leerán más de 140 caracteres, muchos otros no le pondrán play a un video de 3 minutos porque se les hará muy largo. (Suspiro)

Nuestra atención moderna es terrible. nuestras habilidades comunicactivas se entorpecen con las redes sociales. Parece que todo está al revés y entonces, me doy cuenta de que sigo saltando de un tema a otro. Prometo buscar más orden en mis posts venideros, prometo que tendrán más sentido... Tal vez.

domingo, 20 de octubre de 2013

Muse: Una noche lluviosa de otoño


Me gusta escribir la experiencia que vivo para llegar a los conciertos, antes que nada hay que ahorrar, una vez que ya imprimiste tu boleto o lo recogiste, debes prepararte para que el día sea la cosa más voluble del universo. Para que te vayas precavido y aún así termines empapado de pies a cabeza, qué nunca hay estacionamiento y que siempre te quieran estafar (más). Bueno, eso nos pasó en Muse, el estacionamiento dejó de ser opción desde siempre y después de pasar 40 minutos en el tráfico, nos permitimos avanzar unas 5 o 6 o 7 cuadras sobre Churubusco en busca de una calle con lugar , donde al menos no nos bajaron 200 varos sino sólo 100. La idea de los tenis de tela fue fatal, pero quitarme el suéter y la mascada y resguardarlas de la lluvia, fue una verdadera bendición. Cuando por fin pudimos ingresar al gigante de metal al que me gusta llamar Palacio de los rebotes o caparazón de Koopa, me metí al baño, me desprendía la sopa que llevaba como camiseta, me sequé el cabello y sustituí lo mojado con la ropa seca, no pude tomarme mucho tiempo pues Matthew Bellamy, Dominic Howard y Christopher Wolstenholme, ya habían empezado con su espectáculo. La sed provocada por los nervios, el frío y la caminata me invito a echarme un chela de esas carísimas casi de un jalón.

Una vez ahí, ya con ropa más seca y menos temblor y el abrazo cálido de Esposo, todo fue disfrute, y es que enserio les juro que a mi me gusta ir a los conciertos a disfrutarlos, a bailarlos, a gritarlos, a admirar la tecnología, el arte, las presentaciones, las voces, incluso al público. Amo la vibra que se genera, donde a todos les deja de importar todo lo malo que paso una hora antes en el exterior.
La burbuja de música es un espacio mágico, cundo los primeros acordes suenan, recuerdas que todo esta bien, la piel se eriza, el corazón late al son de las bocinas y no me importa que sólo toquen 20 canciones, no me importa porque lo hacen really good.

Mis favoritas de la noche: Madness, Starlight y Knights.



Corona Capital 2013


Rocktubre tuvo 2 presentaciones a las que pude asistir. La primera se trató del Corona Capital, un festival de buen nivel al que te permiten entrar si puedes romper tu cochinito y pagar una pequeñita fortuna (cómo casi todos los conciertos en México at least). No, no tuve pase de prensa, ni me interesé por los pases VIP´s, (hace mucho que les perdí el respeto, pues el precio ya en sí me parece una grosería).

A continuación les paso el cartel (mismo en el que aún aparecen los abiertos de Fun!)


El sábado pintaba para ser un día de lo más lindo y es que con el calentamiento global, la lluvia nos ha estado poniendo unas correteadas que para que les cuento. Cómo cada año, el estacionamiento se atascó y tuvimos que confiar de buena fe en los jóvenes que rentan las calles por $100 pesitos el lugar. Lo realmente bueno de abandonar tu auto a las afueras es que te ahorras una buena caminata por las curvas del Foro Sol. Más no hagamos el cuento muy largo, para la hora que llegamos, ya nos habíamos perdido a Quadron, Robert Delong, Nostalghia, Danny Brand, I0-Echo, The Postelles, Palma Violets, Ms Mr y Nguzunguzu. Para ser honesta perdí un rato el tiempo admirando el gran carnaval de personas que desfilaban por el camino, muchos güeritos de ojos claros, mucha gente "bonita" que parece que se vistió en California. Me distrajeron los camioncitos de Red Bull, La zona de tatuajes temporales y los condones Trojan, La rueda de la fortuna de Vans, La gente Kleenex que aventaban al por mayor pequeños paquetitos y hasta una marca de yogurth que regalaba una camiseta a quien bebiera un botecito de aquellos a máxima velocidad. El despliegue de marcas no termina ahí y resulta distraer tanto que terminas olvidando que estás en un festival de música. Debo admitir que terminé con un globo, una coronita de flores y un acta de matrimonio amparada por Vans. También me metí a una alberca de bolitas de esas como las que existían en un lejano mundo llamado Reino Aventura (hoy Six Flags). Una tirolesa te paseaba sobre el púbico si  lograbas consumir 10 cervezas de $ 90.00 pesos (Es decir treparte a esa cosa era el equivalente a pagar $900.00, al menos estarías lo suficientemente borracho para agarrar valor y desafortunadamente el público corría el riesgo de que el vértigo te hiciera vomitar).

Para ser honesta fue un sábado divertidísimo,  pude ver a Imagine Dragons, a Travis, The XX (a quienes disfruté enormidades), un poquito de Phoenix. Pude escuchar y bailar al ritmo de M.I.A pero nunca la pude ver, nada, ni un pedazo de cabello siquiera...en fin. Y para cerrar con broche de oro dejé de ver al ratón de cabeza gigante que es un DJ para ver a la leyenda conocida como Blondie.

Dejamos los aposentos agotados, dispuestos a dormir y seguir a la mañana siguiente... Y eso hicimos, el domingo nos pusimos en traje de carácter, dejamos el carro con nuestros viene vienes de confianza y corrimos a escuchar la genialidad del joven, realmente joven Jake Bugg, su música, folk, country, something, me recuerda un poco a Bob Dylan, me enorgullece un poco que no todos los chavitos se mueran por ser Justin Bieber, que no tiene nada de malo, pero tampoco tiene nada de bueno.
Abrimos la bebida con un raspado de grosella y cantamos las dos canciones recién aprendidas. Pude subirme a la rueda de la fortuna y tomarme una foto con Ken y Barbie y 2 lobos que me pedían que sacara mi lado salvaje. Me gané la camiseta esa del yogurcín antes mencionado y disfruté como niña chiquita la presencia, de principio a fin, de Vampire Weekend y Artic Monkeys. Tláloc cooperó y nuevamente no hubo lluvia que nos arruinara la fiesta. No, no vi al resto, medio escuche a Grimes, a Mueran Humanos y un poco más Jimmy Eat World. Me gustaría hablarles más de la música pero creo que está en sus manos (o más bien oídos) hacer la tarea de escuchar y encontrar lo que les gusta, mi consejo es que se diviertan, que canten, bailes y disfruten al máximo con sus amigos, amores o con ustedes mismos. Si no, mejor no vayan y no anden grincheando a la gente que sí lo hace. Besos.

P.D. Usen bloqueador, lleven una gorra, sombrero y/lentes oscuros, lleven tenis cómodos, usen el baño con decencia (no sean puercos), beban con limitación (está muy pinche cara la chela). Rockeen, no dejen de Rockear.



viernes, 18 de octubre de 2013

MALANOCHE

MASCULINO, FOTÓGRAFO, COMUNICÓLOGO, VAGABUNDO, ENAMORADO. SU PROFUNDA MIRADA CANINA NOS PRESENTA UN FRAGMENTO DE LA PERRA VIDA.















martes, 15 de octubre de 2013

The office

Pam: I think an ordinary paper company like Dunder-Mifflin was a great subject for a documentary. There's a lot of beauty in ordinary things. Isn't that kind of the point?

18.08.13

Enamorarse

"Cuando uno se enamora las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido la desdicha se llena de milagros el miedo se convierte en osadía y la muerte no sale de su cueva enamorarse es un presagio gratis una ventana abierta al árbol nuevo una proeza de los sentimientos una bonanza casi insoportable y un ejercicio contra el infortunio."

Love

"You wrote our names down on the sidewalk
The rain came and washed 'em off
So we should write 'em again on wet cement
So people a long time from now will know what we meant"

La bondad

"Cuando miro al cielo, pienso en que todo esto cambiará y que todo volverá a ser bueno, que hasta estos días despiadados tendrán fin, y que el mundo conocerá de nuevo el orden, el reposo y la paz. Asombra que yo no haya abandonado aún todas mis esperanzas, puesto que parecen absurdas e irrealizables. Sin embargo, me aferro a ellas a pesar de todo, porque sigo creyendo en la bondad innata del hombre." Ana Frank